Imagina

Imagina una sociedad en donde el amor verdadero fuese su fundamento. Y con esto quiero decir a una sociedad en donde no existieran las exigencias de afecto, de atención, de aprobación o reconocimiento.

En donde todo el mundo fuese libre, libre de ser, libre con su cuerpo, sin complejos, sin miedos e inseguridades, cien por ciento libre. Libres de amar, libres de relacionarse sin apegos, sin dramas, sin manipulaciones, ni rencores, ni odios.

Hoy en día hemos aprendido a negociar con nuestros sentimientos, al igual que negociamos en una sociedad con dinero. Si me das te doy, si yo pongo tu pones, si eres mi socio tenemos que gastar por igual y ganar por igual según nuestros porcentajes. Hacemos lo mismo con el amor, si eres bueno conmigo seré bueno contigo, si me amas te amaré, y si me das lo que estoy esperando para sentirme bien estaré aquí siempre para ti. Pero si en algún momentos estos parámetros no se cumplen, pasaré del te amo al te odio o al no quiero verte más nunca en la vida. ¿eso es amor?

Hay parejas que han durado años juntos, y ahorita se tratan casi como dos extraños. Es muy fácil escuchar la frase “cierra eso” “lo pasado pasado”. Eso está muy bien si hablamos de los apegos, estar apegado al pasado o a sentimientos que ocurrieron en un pasado es sumamente nocivo.

Pero una vez superado estos sentimientos, que trates a una persona que fue tan importante o que significó tanto en un momento de tu vida como un extraño para mí es una gran pérdida de energía y un gran desperdicio. ¿Eso es amor? Eso es un negocio gente. En el momento que recibí lo que recibí, estuve, ahora que ya no lo recibo de ti no estoy. No se trata que te relaciones de la misma manera que antes, ya entiendes lo que sucedió, entiendes que su tiempo juntos se cumplió, el amor muta y te comienzas a relacionar de otra forma, desde otro punto de vista, pero la energía no se pierde.

Y no lo hacemos nada más en esos casos. Cuando las personas se comienzan a relacionar hacemos lo mismo. Comenzamos a salir y mientras tenga un interés en ti, tendrás mis atenciones y un trato especial pero en lo que no reciba lo que estaba buscando en ti, cambio o te desecho. Por un lado unos buscan solo relacionarse desde el sexo y otros buscan poseer a la persona. Pero cuando no te puedo poseer o ya no representes algo que me interese en ese mismo instante te desecho. Eso es lo que yo llamo cerrar puertas, o cerrarse al mundo.

¿Puedes imaginar un mundo en el que la gente no necesite de atenciones? Un mundo en que las relaciones sean de gozo y no de necesidad. Que tan diferente fuera todo. Yo creo que cuando un ser humano logra poder relacionarse sin miedos, ha encontrado realmente la fuente del amor, la energía de dios.

Disfrutará de todas sus relaciones al cien por ciento, no tratará de atrapar a nadie, de poseer, lo dejará ser libre, y lo amará exactamente como es sin tratar de cambiar a esa persona, no exigirá amor, ni se molestará u odiará cuando se termine la relación. Será una persona totalmente libre y llena de amor.

Cuando leemos o escuchamos algo como esto lo primero que nos viene a la cabeza, es que a esa persona no le importa nada, y nunca se enamora realmente porque no le importa. Lo digo porque yo era uno de los que pensaba así, pero comprendí que esto no tiene nada que ver con que me importe o no. La persona que ama de esa forma si le importa sólo que le da mayor importancia a otras cosas, está enfocada en lo que tiene y no en lo que le falta. Está centrada en sí misma y eso la evita de caer en el drama y la manipulación. Se ha convertido en una persona clara y con el poder en su mano, no en la mano de la persona que ama.

Ama en libertad y esto no significa que no le importa si se acuesta con otras personas y no le interesa lo que haga la otra persona. Sino que lo ama tanto que entiende que cualquier intento de manipulación o de poseer a esa persona es lo opuesto a lo que es realmente el amor.

Muchos dirán esto es imposible de lograr… Pero como decía el gran Jhon Lennon “Es fácil si tratas…”

Autor:
lic. Nelson Ramos
yo2
Instragram y Twitter: @peregrinosdeluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *